Últimas entradas

Junto a mi trabajo como abogado me dedico a estudiar el impacto que la tecnología está produciendo en la prestación de los servicios jurídicos, a analizar las aportaciones al sector del legal tech, a identificar las tendencias en las profesiones jurídicas, y a promover un uso claro del lenguaje jurídico.

Sobre las profesiones jurídicas, y de un tiempo a esta parte, he observado que profesionales de ciertas disciplinas del conocimiento científico han irrumpido en nuestro sector con la finalidad de ayudar no solo a los abogados a plantear mejor sus estrategias de asesoría y defensa sino también a los jueces a solucionar, de un modo eficaz, los asuntos que tienen que resolver. Uno de estos casos relevantes es el del perito de lingüística forense.

Precisamente, he tenido el gusto de conversar con la doctora en traducción y ciencias del lenguaje, Sheila Queralt, dedicada a la pericia de lingüística forense desde el año 2010 y que actualmente ejerce desde la ciudad de Barcelona. Sheila nos sumerge en el apasionante mundo de la lingüística forense, nos muestra las inseparables conexiones que existen entre Lenguaje y Derecho, nos habla de los rastros lingüisticos en la ciberdelincuencia, y nos explica cuánto puede aportar un perito de lingüística forense a la resolución de varios tipos de asuntos llevados en los tribunales de justicia.

Soy Ricardo Oliva y es para mi un placer dejaros esta entrevista realizada a Sheila Queralt:

SHEILA QUERALT
Doctora en Traducción y Ciencias del Lenguaje. Directora del Laboratorio SQ-Lingüistas Forenses e investigadora colaboradora del Laboratorio de Lingüística Forense, ForensicLab, del Institut Universitari de Lingüística Aplicada (CER) de la Universitat Pompeu Fabra. Es perito judicial lingüista acreditada por el Col·legi de Doctors i Llicenciats de Lletres i Ciències de Catalunya. Es experta en comparación forense de textos escritos y en el análisis del discurso en el contexto forense sobre los cuales investiga e imparte docencia. Es miembro de distintos grupos en lingüística forense como el Grupo Académico ILFE, Center for Research in Language and Law de la Universidad de Nápoles 2 y del grupo RELINE- Legal Linguistics Network de la Facultad de Derecho de la Universidad de Copenhaguen. Más detalles sobre su perfil profesional aquí.

1. ¿Qué es la lingüística forense y que hace un perito de lingüística forense? ¿Para ser perito de lingüística forense hay que estar colegiado en alguna entidad?

La lingüística forense se ha descrito tradicionalmente como la interfaz entre la lengua y el Derecho, el punto de encuentro en que los conocimientos lingüísticos se ponen al servicio de la justicia. La lingüística forense, se divide en tres áreas principales. En primer lugar, el lenguaje jurídico el cual incluye el estudio de la comprensión y la interpretación de documentos legales y administrativos como pueden ser leyes, contratos de trabajo o pólizas de seguros. En segundo lugar, el lenguaje judicial en que se analiza el discurso de los distintos participantes en un contexto jurídico para determinar, por ejemplo, si la entrevista policial a un menor se ha realizado adecuadamente y no se le ha influenciado, o si la interpretación de un intérprete en sala ha podido causar una percepción incorrecta de un testigo. Finalmente, encontramos el área con más volumen de trabajo pericial, el lenguaje probatorio o evidencial. Las tareas más habituales para el perito lingüista forense son la comparación de textos para determinar la autoría o la existencia de plagio, la comparación de habla para identificar locutores, la autentificación de grabaciones o el análisis de marcas comerciales.

No es obligatorio que los peritos en lingüística forense estén colegiados aunque es altamente recomendable para que la situación esté regulada, vigilada y potenciada. Además, los peritos lingüistas colegiados pueden beneficiarse de asesoría jurídica y fiscal y, solo estos, forman parte de la lista de peritos judiciales. Por ejemplo, en Cataluña los peritos en lingüística forense están colegiados en el Col·legi Oficial de Doctors i Llicenciats en Filosofia i Lletres i Ciències. También es recomendable que sean miembros de la asociación internacional de lingüistas forenses, International Association of Forensic Linguists, para que estén al corriente de las últimas novedades en el campo y apliquen los estándares científicos exigidos por la asociación en sus peritajes.

2. ¿Desde cuándo se practica en España la lingüística forense y cómo ayuda a la administración de justicia?

En España se practica la comparación forense de habla desde 1987 cuando se creó el Laboratorio de Acústica en el Cuerpo Nacional de Policía. A principios del nuevo siglo, con la creación del Laboratorio de Lingüística Forense, ForensicLab, del Institut de Lingüística Aplicada CER de la Universitat Pompeu Fabra se abarcaron las otras áreas de la lingüística forense como la comparación forense de textos escritos para atribuir la autoría o detectar el plagio, el análisis de marcas o el análisis del lenguaje en textos jurídicos o administrativos.  Los peritos especialistas de estos, y otros laboratorios, persiguen la mejora de la administración de la justicia mediante la aportación de pruebas lingüísticas basadas en análisis rigurosos avalados por la comunidad científica del campo.

3. ¿Se puede ser perito en lingüística forense sin haber estudiado Derecho?

Sí. De hecho, el conocimiento fundamental de un lingüista forense debe ser forzosamente la lingüística. Los peritos en lingüística forense deben tener un conocimiento profundo de la lengua de trabajo (se recomienda que esta sea su lengua materna o que tengan un nivel native-like) a través de estudios de grado en lingüística, filología o traducción, y, además, que se hayan formado específicamente en el ámbito forense con estudios de postgrado o cursos profesionales específicos de la rama sobre la que peritan.

4. ¿Cuáles son las partes que contiene un dictamen pericial de lingüística forense?

La estructura y los requisitos mínimos de los dictámenes periciales en lingüística forense vienen establecidos por la norma UNE 197001:2011 titulada “Criterios generales para la elaboración de informes y dictámenes periciales”. Las partes que debe incluir son:

  1. Título y código de referencia, fecha y lugar de emisión del informe.
  2. Índice paginado.
  3. Identificación del perito: nombre y apellidos, DNI, colegio o entidad al que pertenece, estudios de especialidad.
  4. Objeto: la finalidad del informe.
  5. Consideraciones preliminares: bases teóricas, metodología, criterios y técnicas aplicados.
  6. Material de análisis: Descripción del conjunto de textos o grabaciones analizadas.
  7. Análisis.
  8. Conclusiones.
  9. Juramento o promesa.
  10. Anexos: generalmente, se incluye el material analizado.

5. ¿Existen asociaciones profesionales en España de peritos de lingüística forense?

Por el momento, en España no existe una asociación profesional del campo puesto que los especialistas nacionales formamos parte de las asociaciones internacionales principales: la International Association of Forensic Phonetics and Acoustics (IAFPA) o de la International Association of Forensic Linguists  (IAFL) según la especialización del perito.

6. ¿Qué es la International Association of Forensic Linguists y qué valor tiene en tu profesión su código ético profesional y de buenas prácticas?

La International Association of Forensic Linguists es la agrupación principal de lingüistas forenses en todo el mundo. Fue creada en 1994 y marcó el inicio de la consolidación del campo mediante la organización de conferencias internacionales cada dos años en las que se presentan y debaten las últimas novedades metodológicas en el campo, la publicación de la revista bianual con más prestigio especializada en la disciplina titulada The International Journal of Speech, Language and the Law, la formación de lingüistas forenses a través de la International Summer School of Forensic Linguistics y, finalmente, la regulación de la actividad profesional de los peritos lingüistas forenses con la  estandarización de tarifas y la creación del código ético profesional y de buenas prácticas.

Este código ético profesional y de buenas prácticas establece los principios éticos fundamentales por los que se debe de regir un lingüista forense profesional en sus investigaciones o pericias: integridad, objetividad y competencia profesional, y confidencialidad.  El cumplimiento de los valores de este código es esencial en mi actividad tanto para dar respuesta a los dilemas morales que me puedan surgir en contextos tan delicados como los forenses, así como para articular mis responsabilidades y obligaciones como perito.

Finalmente, me gustaría destacar que a través de las distintas actividades de la asociación y de su código podemos afrontar la situación actual de las ciencias forenses.  En esto momento existe un tremendo desafío sobre la regulación de las pruebas en los tribunales y, obviamente, tiene un gran impacto en nuestro trabajo puesto que están mirando qué tipo de pruebas pueden ser aceptadas y cuáles no. Esta circunstancia, supone un reto para todas las ciencias forenses ya que tenemos que poner en relieve que todo lo que hacemos es ciencia y que somos rigurosos. En mi opinión debemos tenderles la mano a estos estándares y demostrar que lo que hacemos todos los lingüistas forenses profesionales en nuestra vertiente más académica es ciencia.

7. ¿En qué tipo de procesos judiciales suelen intervenir los peritos de lingüística forense?

Los casos más frecuentes para los peritos lingüistas, que no son miembros de los cuerpos de seguridad del estado, son los temas relacionados con difamación en el entorno laboral, extorsión a políticos, amenazas de casos de violencia de género, acoso laboral o moobing, ciberacoso y plagios de libros. De este modo, las periciales más solicitadas son la construcción de perfiles lingüísticos, la comparación forense de habla para la identificación de locutores y la comparación forense de textos escritos para atribuir la autoría o detectar el plagio.

8. ¿Es posible determinar la autoría de un texto anónimo sin margen de error?

No, pero no es un no absoluto sino justificado. En lingüística forense se trabaja desde una perspectiva científica, la única armonizable. Y desde el punto de vista científico cada paso lleva asociado un error y, finalmente, se obtiene una probabilidad como medida de certeza. Por este motivo, las conclusiones en lingüística forense no se presentan nunca en forma categórica “es o no es el autor”, ni tampoco en probabilidades cuantificables “hay un 90% de probabilidades de que sean el mismo autor”, sino que se expresan mediante una escala de probabilidad verbal. Los resultados a los que llegamos se manifiestan, por el momento, según una escala de probabilidad verbal basada en la certeza del perito ante los resultados. Esta escala se comprende entre los valores +4 y -4, siendo más +4 una probabilidad muy alta de que las muestras pertenezcan al mismo individuo y -4 una probabilidad muy alta de que hayan sido producidas por individuos distintos.

En el caso de que tengamos el material suficiente para realizar un análisis cuantitativo en atribución de autoría podemos aplicar distintas técnicas para determinar si las similitudes o diferencias entre las muestras son significativas estadísticamente. Entre las más utilizadas encontramos el análisis de la varianza (ANOVA) para variables de complejidad como pueden ser palabras por frase y el Análisis Discriminante Lineal de las secuencias de categorías gramaticales. En el gráfico 1, se proyecta un ejemplo del resultado visual del análisis discriminante utilizando la variable secuencias de categorías gramaticales. En el análisis hay 5 conjuntos de autores posibles y un grupo de textos anónimos (Disputed text). Concretamente, hay dos sospechosos (Candidate 1 y 2) y como medida de control tres autores más que comparten perfil sociolingüístico pero que no están relacionados en modo alguno con el caso (Control 1, 2 y 3). Cada grupo (autor) tiene asignado un color, y cada punto de ese color representa uno de sus textos (5 textos por autor). Se puede observar como los textos anónimos representados por una cruz roja se encuentran en la zona de los textos del candidato 1 (sospechoso 1) representado por redondas de color azul oscuro.  Esta variable contribuiría a concluir que hay una alta probabilidad de que ambos conjuntos hayan estado producidos por la misma persona.

Sheila Queralt: grafico1
Gráfico 1. N-gramas de categorías morfosintácticas.

 

Finalmente, me gustaría añadir que los resultados sin margen de error no existen en ciencia, hemos de tener presente que, a pesar de lo que muchos creen, no se ha demostrado que no hay “dos huellas iguales” o “dos ADN iguales”, sencillamente se ha comprobado que la probabilidad de que las haya es lo suficientemente baja para considerar que es así.

9. Si los textos anónimos objeto de análisis fueran escritos a mano ¿qué valor añadido aporta un perito en lingüística forense que no aporte un perito calígrafo?

Los peritos calígrafos analizan la forma gráfica de la escritura de un texto, lo que se denomina “cotejo de letras” mediante el análisis de gestos tipo o variables como el orden espacial, la dimensión, la presión o la forma. A diferencia del perito calígrafo, el lingüista forense analiza la estructura y el contenido del escrito, por ejemplo, estudia rasgos lingüísticos como las preferencias léxicas, las estructuras morfosintácticas, las características pragmáticas o la puntuación.

10. ¿Qué es un perfil lingüístico?

La tarea de un lingüista forense no se limita exclusivamente a proporcionar pruebas en casos judiciales, sino que también puede ofrecer asesoramiento a efectos de investigación o contribuir a la obtención de prueba y este es, generalmente, el caso de la construcción de perfiles lingüísticos.

El objetivo del perfil lingüístico es arrogar información sociodemográfica sobre el autor del escrito o de la grabación para reducir el número de posibles sospechosos de haber producido la muestra anónima. Los rasgos más habituales que se pueden extraer de la muestra son el nivel educativo, si la lengua utilizada es la primera lengua o una segunda o, si ha estado en contacto con otras lenguas, el sexo, su origen geográfico y quizá la edad aproximada. En algunos casos también se podrá determinar si es una persona de creencias religiosas (sobre todo en casos de análisis relacionados con terrorismo) o incluso la profesión de la persona si utiliza términos técnicos.  En la mayoría de los casos la realización del perfil lingüístico es un paso previo a la comparación forense de textos escritos para determinar la autoría.

Un ejemplo de realización de perfiles lingüísticos es en el caso del asesinato de James Foley. En este caso, los expertos antiterroristas y expertos en lingüistas forense de los servicios secretos de Gran Bretaña y Estados Unidos llevaron a cabo varios perfiles lingüísticos para identificar al militante yihadista enmascarado que aparecía en el vídeo del asesinato. Estos expertos concluyeron que se trataba de una persona de origen británica, su acento fue calificado de inglés londinense multicultural, propio del East End de Londres (un acento nuevo de personas de origen extranjero, criado en Londres tipo cockney).

11. Como sabemos, las nuevas tecnologías pueden modificar la voz que se escucha de una persona. Al respecto te pregunto: ¿cómo un perito en lingüística forense enfrenta tecnologías de este tipo cuando tiene que analizar una grabación?

La voz modificada es un reto para todo lingüista forense, en algunos casos este reto acaba siendo imposible de superar. En el caso de que la modificación no impida el estudio hay dos opciones de análisis: revertir las modificaciones electrónicas y/o realizar un análisis lingüístico. En primer lugar, para revertir las modificaciones se debe aplicar el proceso inverso a la distorsión, un proceso laborioso si no se conoce qué tipo de modificación se ha llevado a cabo. En segundo lugar, se puede realizar el análisis lingüístico, es decir, describir las variables fonológicas, morfológicas, sintácticas, etc. presentes en la grabación puesto que no quedan modificadas con la distorsión, al contrario de lo que sucede con las variables acústicas.

12. ¿Cómo se puede saber si ha habido delito de amenazas o coacciones únicamente escuchando una grabación? ¿Dónde queda el lenguaje no verbal?

En los casos en que el lingüista debe determinar la existencia de amenazas o coacciones se analizan, por un lado, los temas de conversación para inferir la intencionalidad del hablante y, por otro lado, la (des)cortesía. Las variables lingüísticas analizadas son la temática, la secuenciación del contenido, la selección del léxico, la entonación teniendo en cuenta el contexto, el entorno situacional, el acompañamiento prosódico y el mímico. En muchos casos la amenaza o la coacción es sutil en el sentido que no son expresiones directas del tipo “si llamas al a policía te mato” sino más bien del tipo “no te creas que soy tonto”. En este tipo de casos, el lingüista forense puede detectar las coacciones mediante el uso abusivo de formas verbales en imperativo, de la negación en adverbios y oraciones, de verbos con carga semántica negativa, de oraciones condicionales o el uso abusivo del vocativo.

13. Sobre el uso del lenguaje en las redes sociales el impacto de un comentario en Twitter o Facebook se suele medir únicamente desde una perspectiva cuantitativa, es decir, atendiendo al número de seguidores del usuario, el número de impresiones del tuit, el número de clics en el enlace adjunto, o el número de retuits. Dicha perspectiva de análisis, como digo en un post previo, me parece insuficiente porque no te da información real acerca de lo que la palabra esconde. Es decir, no ofrece datos cualitativos que permiten comprender las preferencias, los deseos, las intenciones, las quejas o las preocupaciones de los usuarios en la red. Al respecto te pregunto: ¿Crees que para medir el impacto real de un mensaje en la red es necesario hacer análisis semántico para comprender su significado en contexto a fin de captar la complejidad y los matices de las distintas variantes de la lengua española (giros lingüísticos, ironía, jerga, propósito, temática)?

Rotundamente sí. Parece que actualmente el impacto solo se puede medir a través de las redes sociales o los motores de búsqueda sin tener en cuenta el grado de precisión de este tipo de estudios e independientemente del objeto de análisis (desde comentarios en Twitter hasta publicaciones académicas) o de las implicaciones (desde un aviso en el trabajo hasta una pena de prisión).

En mi opinión, en los casos en los que se analizan comentarios en redes sociales, normalmente después de situaciones desfavorables concretas del autor (como puede ser un despido) o situaciones más generales como la crispación general entre los jóvenes, es sumamente necesario valorar el contexto de estudio para poder extraer el significado real del mensaje y su intencionalidad. En la mayoría de los casos no son más que salidas de tono (desafortunadas o desagradables) que no tienen más fin que el de expresar su sentimiento y, en modo alguno, incitan a realizar cualquier acto delictivo.

14. Entiendo que como parte de tu trabajo te dedicas a analizar grabaciones para determinar si se ha producido una manipulación en las mismas. ¿Qué tecnología utilizas para dicha labor?

Las herramientas que se utilizan son programas de análisis del habla como el programa Praat, los cuales también se usan en la comparación forense de habla para la identificación de locutores. Mediante estos programas, el perito lingüista forense busca inconsistencias en la señal acústica (cortes abruptos, corta y pegas, cambios en la amplitud, etc.), inconsistencias en la entonación y también inconsistencias lingüísticas como pueden ser oraciones sin sentido. Además, también analizada las propiedades específicas del archivo de sonido ya que una frecuencia de muestreo superior a la que permite obtener la grabadora supuestamente utilizada para hacer la grabación original indicaría que la grabación probablemente ha estado editada en un ordenador u otras herramientas y grabada nuevamente con otras características técnicas. En la imagen 1 se muestra una manipulación de la grabación detectada por la presencia de un cambio brusco en el ruido de fondo y la desaparición del ruido presente en las franjas de frecuencias alrededor de los 100 Hz y los 4500 Hz.

Sheila Queralt: grafico2
Imagen 1. Espectrograma que muestra un cambio brusco en el ruido de fondo.

 

15. Existen hoy en día herramientas informáticas que permiten detectar el plagio en textos periodísticos y académicos (ejemplo: PlagScan, PaperRate, Plagium, Anti-Plagiarism). Al respecto te pregunto: ¿cuál es el valor añadido que puede aportar en esta materia un perito de tu especialidad?

A pesar de que el lingüista forense se ayuda de estos y otros programas informáticos, se debe tener en cuenta que el uso del software es limitado a casos de plagio verbatim (palabra por palabra) ya que estos programas se basan en analizar el vocabulario coincidente y no contemplan las estrategias de los plagiadores como son la reformulación, la paráfrasis o el uso de sinónimos. Además, el lingüista forense utiliza softwares más especializados como el programa CopyCatch que permite eliminar términos que no se deben tener en cuenta en el análisis como las palabras funcionales (preposiciones, artículos, pronombres, etc.) o palabras clave de esa temática sin las que el autor no podría expresar su idea. Por ejemplo, en un caso de plagio de libros de texto en matemáticas, seguramente no tendríamos en cuenta las palabras “matemáticas” o “problema”. Finalmente, destacar que el lingüista forense también analiza la secuenciación del contenido, si el contenido es o no de conocimiento universal u otras características importantes para determinar la dependencia en la producción de las obras.

16. ¿Puede un traductor jurado equivocarse? ¿Conoces algún caso? ¿Podría el dictamen de un perito de lingüística forense desacreditar ante el juez la traducción e interpretación de un traductor e intérprete jurado?

Sí, por supuesto. Nadie está exento de error y eso también incluye a los traductores e intérpretes jurados. El perito en lingüística forense puede determinar que un término o frase se ha interpretado y traducido posteriormente de forma incorrecta o también puede concluir si la traducción ha podido modificar la percepción del testigo en los distintos agentes judiciales (magistrados o jurado popular).

Uno de los casos más conocidos fue el caso analizado por el lingüista K. Kredens en el que originalmente la víctima dijo “Luego él insertó su miembro y no me dejaba decir ni hacer nada” pero la intérprete dijo “Luego puso su miembro en mi boca y me dijo que me callara”. Las implicaciones son distintas puesto que en una existe una penetración vaginal y en la otra un contacto (sin introducción) oral.

Otro ejemplo, se encuentra en la sentencia de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid en que se realizaron unas traducciones en base a unas transcripciones. Uno de los expertos tuvo que aclarar que en árabe cuando se habla de “grupo” no es equivalente a organización y que la expresión “los jóvenes” es muy utilizada y no implica conocer a aquellos a los que se refiere. De este modo el Tribunal no pudo dar por probada esas conversaciones con el contenido incriminatorio que las acusaciones pretendían.

17. ¿Has tenido la ocasión de analizar un testamento ológrafo? ¿Cómo debe analizarse la autenticidad del mismo?

Los testamentos ológrafos se analizan en lingüística forense desde el mismo punto de vista que el resto de testamentos no escritos a mano. Se realizas una comparación forense de textos para la atribución de autoría cotejando las características lingüísticas idiosincráticas del testamento ológrafo con textos indubitados del presunto autor del testamento. En algunos casos, si los textos están escritos en un espacio de tiempo muy lejano (más de 10 años) el lingüista forense tendrá que valorar si la variación de alguna de las variables entre los conjuntos de textos puede deberse a la diferencia de estado físico y/o psicológico del autor en los distintos momentos de escribir los textos.

18. En materia de Derecho de la propiedad industrial: ¿cómo evalúas el potencial distintivo de una marca frente a otra con el fin de evitar riesgo de confusión entre ellas?

En el caso de la propiedad industrial de marcas registradas, el perito lingüista forense puede ofrecer información en relación al potencial distintivo de las marcas, a la posibilidad de confusión y también a la corrección o decoro de la marca. En el caso del potencial distintivo de la marca se evalúa la naturaleza del nombre de la marca mediante un continuo semántico/pragmático de 5 categorías: arbitraria, imaginativa, sugerente, descriptiva y, finalmente, genérica.

Sheila Queralt: grafico3
Gráfico 2. Visualización del continuo para la evaluación del potencial de la marca.

Para realizar la evaluación se llevan a cabo metodologías tradicionales inductivas y empíricas lexicográficas o sociolingüísticas, que son las que se aplican también en la creación de diccionarios. En algunos casos también se pueden realizar cuestionarios directos a la población relevante mediante encuestas de mercado.

19. ¿Quieres añadir algo más a esta entrevista?

En los últimos años estamos observando en el Laboratorio una tendencia creciente de delitos ocurridos en contextos online. Sin duda, este cambio de medio se produce a causa del avance imparable de las plataformas online y de servicios de mensajería instantánea. Este auge en la tecnología de los medios de comunicación crea nuevas posibilidades para delinquir pero, no nos olvidemos, que al mismo tiempo también aumenta la sofisticación para detectar las pruebas lingüísticas de los delitos. Asimismo, también se están compilando datos a mayor escala que favorecen el uso de Big Data en nuestros análisis científicos y contribuyen a la implementación de nuevos entornos matemáticos como Bayes.

Sheila, termina esta entrevista con esta frase: “¡Delincuentes, no se olviden, sus mensajes dejan rastro lingüístico!”

____

La entrevista ha sido realizada por Ricardo Oliva León.
Tertulia con Sheila Queralt, perito de lingüistica forense
Valora este artículo
Tertulia con Sheila Queralt, perito de lingüistica forense

Un artículo de Ricardo Oliva León

Fundador y director de este portal (@JuristasFuturo). Abogado especializado en Derecho mercantil, Derecho digital y Derecho procesal digital. Autor del blog Algoritmo Legal. Imparte clases en cursos de postgrado y escribe en varias webs sobre las cuestiones jurídicas que plantean internet, la protección de los activos intangibles, las tecnologías emergentes, el emprendimiento digital, legaltech, y el lenguaje jurídico. Director y coautor de los libros "La Prueba Electrónica. Validez y eficacia procesal" y "Testamento ¿Digital?". Fundador de @LenguajeJUR. Su cuenta de Twitter es @AlgoritmoLegal y su email es ricardo@lexmotive.com.


Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.
"NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE"

Querido lector: dispones del permiso del editor de Juristas con Futuro y del mismo autor de este artículo para reproducir todo o una parte del mismo, siempre que cites la fuente de origen y que no consideres importante que Google penalice tu web por tener contenido duplicado. Así que, simplemente copia lo siguiente:

Ricardo Oliva León. Tertulia con Sheila Queralt, perito de lingüistica forense [online]. Juristas con Futuro. 23/03/2017. http://www.juristasconfuturo.com/perfiles-juridicos/peritos/tertulia-con-la-perito-de-linguistica-forense-sheila-queralt/. Consulta: [indicar la fecha en que has consultado el artículo]

Compruebe plagio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.