Últimas entradas
Violencia de genero

La violencia de género es la manifestación de una desigualdad. En nuestras sociedades y en nuestro tiempo uno de los principios esenciales es el de igualdad entre mujeres y hombres. Para su mantenimiento es necesaria la eliminación de cualquier forma de discriminación, entre ellas, la de la violencia de la mujer en cuanto forma más grave.

La vinculación entre “desigualdad y violencia” fue expresamente declarada en 1993 cuando, en el Preámbulo de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer –aprobada el 20 de diciembre de 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas-, se afirmaba que “la violencia contra la mujer constituye una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre hombres y mujeres, que han conducido a la dominación de la mujer y a la dominación en su contra por parte del hombre e impedido el adelanto de la mujer; y que la violencia contra la mujer es uno de los mecanismos sociales por los que se fuerza a la mujer a una situación de subordinación respecto del hombre”.

Si buscamos una fecha o momento histórico en el que comiencen a producirse pequeños movimientos en los que la mujer es consciente de la situación de desigualdad en la que vivía, podemos encontrarlo a mediados del siglo XIX. El primer reto para la mujer en la historia fue la igualdad en el ejercicio de derechos políticos, el reconocimiento del derecho al sufragio, que en Estados Unidos dio lugar a los movimientos y logros más importantes.

En España, el momento clave lo podemos situar en el año 1931, durante la II República, cuando se reconoce el derecho al voto de las mujeres, si bien los tiempos posteriores supusieron un retroceso en lo hasta entonces conseguido.

Hasta 1975, en el Código Civil español el marido ejercía la “potestad marital” por la que el marido podía corregir a la mujer y ella tenía la obligación de obedecerle. La mujer no tenía capacidad jurídica plena debiendo tener la autorización del marido para la realización de determinados actos jurídicos (por ejemplo, recibir una herencia). En el orden penal, se mantenían los delitos de adulterio y amancebamiento así como  considerar “casi” justificada la muerte de la mujer a manos del marido que la encontraba “en brazos de otro”.

También en la aplicación de las normas los tribunales de justicia venían estimando que no existía la violación de la propia mujer, ni tampoco “una prostituta podía ser violada” porque no existía honestidad que pudiera ser lesionada con este delito. En fin, el panorama era, obviamente, desalentador –por no hablar de lo que ocurría con el tratamiento de la violencia sobre la mujer, que eran entonces  “malos tratos” en el ámbito familiar, considerados como faltas-.

Los últimos tiempos están marcados por auténticos y reales avances, existiendo efectivamente la “igualdad jurídica”: la Constitución española de 1978 así lo proclama en su artículo 14. Sin embargo, la “igualdad real” está pendiente de conseguir; ese es el objetivo de leyes que debemos citar aquí y que son el referente: la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres en la cual, como ella misma señala, la mayor novedad radica en la prevención de conductas discriminatorias y en la previsión de políticas activas para hacer efectivo el principio de igualdad.

Junto a la cuestión de la unión entre “violencia de género y vulneración o quebranto de la igualdad entre hombres y mujeres”, en esta materia existe otra clave: el reconocimiento de que la violencia de género es un “problema social”, aunque no parezca tener relevancia.

¿Por qué es importante dicho reconocimiento? Porque es el factor que permite salir de la esfera de lo privado, de lo oculto, del pensamiento de que la violencia que sufre la mujer es “su problema” y no se debe entrar ahí. Nada hay más incorrecto y falso: la concepción de que esta forma de violencia –en la forma que sea, física, psicológica, sexual…- no afecta a toda la sociedad.

Ese fue el primer paso desde los distintos movimientos que consiguieron que esta lacra saliera a la luz y que por tanto se afrontara desde lo público: las distintas campañas llevadas a cabo por los organismos especializados en la materia (Instituto de la Mujer en España, por ejemplo), insistían en este aspecto, la concienciación e información como medio de prevención.

El enfoque desde la legislación se plantea en este sentido y, entre otros aspectos, destaca la necesidad de crear e implantar políticas públicas dirigidas a la consecución de la igualdad real entre mujeres y hombres y, muy en particular, en materia de violencia de género, por ser la mayor y más brutal manifestación de las desigualdades aún existentes.

En definitiva, la culminación de los estudios y trabajos realizados durante finales de los años 80 y los años 90 en relación a la violencia de género y sus víctimas, condujo al acuerdo de una ley integral para afrontar el problema, dando lugar a la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de Diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de la que nos ocuparemos más adelante.

Junto a la violencia de género, existen otras realidades que continúan siendo un obstáculo para la consecución de la igualdad real en ámbitos concretos como el laboral: menor presencia de las mujeres en determinados ámbitos profesionales, diferencias salariales a igual trabajo, acoso sexual en el ámbito laboral, etc. Al respecto son necesarias tanto las actuaciones legislativas y legales como las sociales.

(Este artículo se publicó originalmente en la web de Eulat Law Institute, actualmente sin actividad)
La desigualdad en la violencia de género
Valora este artículo
La desigualdad en la violencia de género

Un artículo de Carolina García Hervas

Jurista y mediadora estudiando actualmente Ciencias Políticas en la UBU, cuenta con experiencia profesional en países como Francia, Bélgica, Reino Unido y Estonia. Actualmente, trabaja como asesora jurídica en extranjería y como Project Manager en diversos proyectos de cooperación internacional y desarrollo en varias ONG's. Además, está en trámites para crear su Firma de Abogados dedicada al Derecho Internacional.


Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.
"NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE"

Querido lector: dispones del permiso del editor de Juristas con Futuro y del mismo autor de este artículo para reproducir todo o una parte del mismo, siempre que cites la fuente de origen y que no consideres importante que Google penalice tu web por tener contenido duplicado. Así que, simplemente copia lo siguiente:

Carolina García Hervas. La desigualdad en la violencia de género [online]. Juristas con Futuro. 02/11/2017. http://www.juristasconfuturo.com/hablan-los-expertos/la-desigualdad-en-la-violencia-de-genero/. Consulta: [indicar la fecha en que has consultado el artículo]

Compruebe plagio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.